Rocío Hernández

Reflexiones

Admiro más el registro de procesos que el de resultados porque me fascina recordar las pruebas y errores que se ven ahí. Generalmente los aciertos se van quedando y los errores se desechan, pero recordarlos es muy importante para aprender de ellos y no olvidarlos.

Rocío Hernández

El archivo es memoria y la memoria es historia. 

No soy fanática ni rigurosa en el orden de mis propios archivos, no guardo nada o muy poco de lo que hago (bocetos, planos o cuadernos). Al igual que los bancos de referencia que armo para cada proyecto, los desecho y cada vez que comienzo un nuevo proyecto parto de 0, en hoja en blanco. 

Tengo una tarea pendiente de hace años de ordenar en carpetas todas las obras. Es uno de los pendientes incompletos personales más grandes que tengo, que algún día lograré terminar.

Creo que el archivo no solo es el registro de ciertos hitos sino también una fuente de lectura en el total de todos esos hitos en cadena.  No sólo está ahí para que podamos recoger algo especifico sino para entender y fascinarse con los caminos que conectan. Para hacer emerger lo que está entremedio de esos hitos y que no se ve. Porque justamente la memoria muchas veces pierde las sombras y el registro está ahí para visualizar también de qué se trata esa oscuridad de lo no registrado. 

Admiro más el registro de procesos que el de resultados porque me fascina recordar las pruebas y errores que se ven ahí. Generalmente los aciertos se van quedando y los errores se desechan, pero recordarlos es muy importante para aprender de ellos y no olvidarlos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

a r c h i v o n a v e a r c h i v o n a v e

Archivo NAVE

Un espacio de encuentro, colaboración y reflexión en torno a registros y procesos ocurridos en Centro NAVE.